¿Por qué siempre atraigo al mismo tipo de personas? En diversas ocasiones he oído está pregunta en boca de mujeres y hombres, lamentándose profundamente de repetir los mismos patrones, como si la mala suerte o el universo estuvieran  confabulados para enviarles la desgracia en forma de hombre o mujer. El problema no radica en que repitas el patrón porque se te acerca el mismo tipo de personas, sino que eres tú el/la que eliges siempre ese mismo prototipo.

¿Y cómo sucede esto? Conscientemente, por supuesto que no. En algún momento se debió instalar algún programa mental en nuestro sistema inconsciente, y se repite ante una persona cuyos rasgos nos recuerdan a alguien o alguna característica destacada de ese alguien familiar de nuestro pasado.

Quizás esa persona que nos trata de forma distante, o el que nos regaña de forma asidua o el que se presenta como víctima y busca ayuda constante nos puedan recordar a nuestro madre o padre, o bien a alguna actitud que repetían hacia nosotros. Nos sentimos atraídos hacia personas que nos recuerdan a alguien conocido en nuestro pasado y que, probablemente nos hicieron sentir dolor.

El problema estriba en que, en la actualidad, este tipo de personas que atraemos acostumbran a hacernos sentir dolor de nuevo, pero nos sentimos familiarizados con él y, aunque conscientemente sufrimos y reconocemos que no nos procuran ningún bien, no queremos huir de ese dolor conocido.

La experiencia recibida en la infancia de actitudes de padres y familiares hacia nosotros, o el comportamiento entre ellos conforman muchas creencias respecto a nuestra autoestima, valía personal y el sentido de dar y recibir amor.

Si creo que el drama forma parte de una relación, será bastante difícil atraer a alguien que se comporte con respeto. Si creo que no valgo lo suficiente para enamorar a alguien, será complejo interesar a alguien que crea que sí lo valgo. Si sentir celos y control en  una relación es lo más normal según mi criterio, se acercarán personas celotímicas y chantajistas emocionales. Si no me siento suficientemente digna/o para recibir amor, aparecerán personas que me manipularan, traicionarán o maltratarán.

Puede parecer exagerado, pero intenta pensar por un momento, ¿en alguna época de tu vida has atraído a diferentes personas pero con características similares?. Luego pregúntate¿ cómo estabas en esa etapa de tu vida? ¿pasabas por un mal momento personal, de identidad? ¿te sentías demasiado solo/a e incapaz de soportarlo? ¿te sentías perdido/a sin tener nadie a tu lado?

Nuestras creencias y carencias nos empujan a cometer errores, elegir mal, soportar actitudes insanas, dejarnos pisotear, entregarse sin recibir nada a cambio, justificar al otro/a, auto-engañarnos, ceder constantemente, invalidarnos….¿ Y aún sigues creyendo que no tienes nada que solucionarte? Cuando estés libre de esas creencias que te limitan y aprendas cómo colmar tus carencias descubrirás cómo tu vida afectiva se modifica radicalmente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *