Publicado el Deja un comentario

UN CLAVO NO SACA OTRO CLAVO

un_clavo_no_saca_otro_clavo

La sociedad actual ha creado una forma especial de consumismo o canibalismo amoroso que consiste en “no permitirse sentir dolor” y en evitar la reflexión acerca de las causas, actitudes y responsabilidades respecto a la ruptura de la relación.  En vez de elaborar un duelo, que tan necesario es para aceptar la pérdida, muchas personas se lanzan, de forma irracional, a la búsqueda de alguien como la solución para olvidar al antiguo amor. Esa precipitación a buscar un sustituto/a para calmar el corazón y la mente herida no es la mejor solución, pero, entonces ¿por qué lo hacemos?

Los factores que nos empujan a actuar de esta forma desproporcionada tienen estrecha relación con las carencias personales de cada individuo, a cuánta más inmadurez emocional  más tendencia a actuar de esta forma.

Una de las carencias más generalizadas es la necesidad de sentirnos amados siendo un tipo de dependencia afectiva tremendamente negativa que nos empuja a buscar el amor a cualquier precio porque mi autoestima depende del amor recibido por los demás. Esta carencia provoca que la persona que la padece busque desesperadamente a alguien para enamorarlo y conseguir saciar su necesidad de amor. Estas prisas por encontrar un/a sustituto/a genera que tomen decisiones demasiado apresuradas, es decir, que ni tan solo se enamoren, y la ausencia de enamoramiento provocará, a corto plazo, que la relación vuelva a truncarse.  También puede suceder que la prisas por emparejarte asuste a los/as posibles pretendientes/as que no vean demasiado claro tanto aceleramiento amoroso. Con suerte puedes encontrar a alguien que no salga huyendo por tus prisas pero ten por seguro que será otra persona igual de insegura y ansiosa como tú!

No enfrentarse a la realidad de una separación e intentar evitar el dolor buscando una nueva pareja que mitigue la soledad y el vacío nunca es una buena opción. Aferrarse a alguien sin haber olvidado a la pareja anterior y tan solo por la necesidad de sentirse querido no solo provoca más sufrimiento sino que provoca una fractura emocional a la otra persona. Relaciones de transición destinadas a acabar mal.  Si reconoces este tipo de carencia en ti deja de sabotearte y busca ayuda para solucionarla lo antes posible para poder establecer relaciones afectivas sanas contigo mismo/a y con los demás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.